En este post vamos a dar unas pinceladas de los posibles escenarios a valorar tras una ruptura de pareja con hijos menores de edad y cómo se trataría su custodia.

Tras la ruptura, en el caso de una pareja de hecho o pareja sin inscribir en tal registro, deberá acudirse a un procedimiento sobre guarda y custodia, pudiendo éste ser de mutuo acuerdo o contencioso. En el caso de que exista matrimonio (civil o eclesiástico), el procedimiento será el de divorcio, e igualmente podemos tramitarlo de mutuo acuerdo o de forma contenciosa.

En estos casos, por la existencia de hijos menores, debe intervenir el Ministerio Fiscal (art. 749 Ley 1/2000 de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil), y recordemos que estudiará si se vulneran o no los derechos de los menores, tanto en los procedimientos de mutuo acuerdo como en los contenciosos, debido a que no siempre que se alcanza un acuerdo, éste es beneficioso para los menores.

De esta forma, al ser preceptiva la intervención del Ministerio fiscal, en los procesos de divorcio con hijos menores, no es posible acudir a la modalidad de divorcio ante notario que existe actualmente.

Así, atendiendo siempre al interés del menor, y a garantizar los derechos y obligaciones tanto del menor como de los progenitores hacia ellos, se optará por un régimen de guarda y custodia u otro:

Custodia monoparental: Hasta hace unos años, era el régimen más común. Generalmente se otorgaba a la madre, puesto que en muchos casos ésta no desarrollaba su profesión fuera del hogar. Se otorgaba la guarda y custodia a la madre, regulando un régimen de visitas para el padre, así como la pensión de alimentos para los hijos y, en su caso, incluso una pensión compensatoria para la progenitora. A Grosso modo:

  • Guarda y custodia para uno de los progenitores
  • Patria potestad ejercida por ambos progenitores
  • Régimen de visitas a favor del progenitor no custodio
  • Pensión de alimentos a favor de los hijos
  • Pensión compensatoria en algunos casos
  • Domicilio familiar: normalmente se otorga el usufructo a los menores y por tanto, al progenitor custodio.

Custodia compartida: Con la incorporación de ambos progenitores al mundo laboral, se comenzó a favorecer este tipo de custodia, que cuenta con múltiples variantes, repartiendo el tiempo de los menores con cada uno de los progenitores. En este tipo de custodia lo ¡más común es que no exista pensión de alimentos, puesto que se reparte equitativamente entre ambos progenitores la guarda y custodia de los hijos, sin embargo, en algunos casos en que exista una situación de precariedad económica de alguno de los progenitores, sí es posible fijar una pensión de alimentos hacia los menores- Así, lo más común en este tipo de custodia, es:

  • Guarda y custodia compartida por ambos progenitores
  • Patria potestad ejercida por ambos progenitores
  • Puede otorgarse régimen de visitas a favor del progenitor no custodio, en el periodo en que no esté con éste.
  • No se fija Pensión de alimentos a favor de los hijos, salvo en casos de precariedad o necesidad económica de alguno de los progenitores.
  • Domicilio familiar a fijar en función de las características de la familia y la capacidad económica de los progenitores.

Pero, ¿qué criterios se tienen en cuenta para otorgar el tipo de custodia?

1.- El interés del menor. Se trata de garantizar el correcto desarrollo del menor, afectivo, familiar, y personal, a la par de garantizar el cumplimiento de los derechos y obligaciones tanto de los hijos menores como de sus progenitores.

2.- A partir de los 12 años de edad, la voluntad del menor. Siempre que exista una madurez acorde con la edad, se tendrá en cuenta la voluntad de los hijos.

3.- La situación familiar existente antes de la ruptura. La forma en que se desarrollaba el cuidado de los menores, los roles de cada progenitor.

4.- En los casos en que se realicen, el resultado de los informes psicosociales elaborados a los menores y/ a los progenitores.

5.- Cualquier otro factor que pueda ser determinante en el seno familiar, y que afecte de forma directa o indirecta a los menores.

Evidentemente cada situación familiar es única, y debe regularse de forma específica, existiendo muchísimas variables en cuanto a régimen de visitas, periodos de guarda y custodia, fijación de domicilio familiar, etc. Criterios todos ellos, que iremos desarrollando en los siguientes post.

¿Tienes dudas sobre cómo tratar la custodia de tus hijos en tu separación? Ponte en contacto con nosotros y te asesoreamos.

Quiénes somos

En Hestia Abogados somos personas capaces de meternos en tu piel y acompañarte en estos momentos que ahora te parecen tan cuesta arriba de forma profesional.

Contacto

Calle Castelló, 38, 28001, Madrid
Rúa Cerqueiro, 10, 36212, Vigo-Pontevedra
Teléfonos: 91 159 20 80 - 646 022 526
E-mail: hablemos@hestiaabogados.es